Consejos para hacer magia de calle (III): Obligado a improvisar.

14 diciembre, 2016

La improvisación es un recurso imprescindible en todo espectáculo de magia para calle. Su dominio nos permitirá afrontar cualquier imprevisto y seguir adelante con la actuación, aprovechándolo incluso para reconducirla, inventando sobre la marcha.

Dominar la improvisación, requiere – paradójicamente – entrenamiento. Improvisar no deja de ser un juego que se perfecciona con la práctica. La seguridad que proporciona comprobar que funciona, retroalimenta su poder enriquecedor y dotará a cualquier espectáculo de magia de calle de ese grado de espontaneidad y frescura tan necesario. Y además de resolver imprevistos, es un herramienta única para ganarse el reconocimiento del público.

Siempre han existido genios de la improvisación. Es cierto. Pero salvo en esos caso privilegiados, además de la propia imaginación, es conveniente tener presentes los pequeños detalles que ayudan a improvisar  con eficacia. Estas son las 4 reglas de oro de la improvisación.

1. Atención máxima para sacar provecho de todo.

La capacidad de atención y de sorprendernos a nosotros mismos, es una cuestión de actitud que está en la base de toda improvisación, como ya afirmaba Carlos Canavese.

consejos para hacer magia de calle

 2. Seguridad para retomar el hilo del espectáculo

Detrás de toda improvisación debe existir un esqueleto fuerte y sólido que lo sustente todo. Lo que hace apreciar la improvisación es precisamente la agilidad, la pirueta de la imaginación que salta desde un punto a otro pero siempre aterriza en el suelo.

Para improvisar con efectividad es fundamental que el espectáculo de magia esté bien ensayado y basado en un buen repertorio. A partir de la seguridad que  eso proporciona, puede prestarse atención a lo que pasa alrededor, verlo con claridad y aprovecharlo en beneficio del espectáculo.

conferencias de magia de calle: consejos para crear un buen espectáculo de magia callejera

 3. Rapidez de respuesta

La improvisación ha de ser fugaz y reconocible. El hecho de estar relajado y receptivo permite que la imaginación fluya e impulse a la creatividad con rapidez. Así, ante un imprevisto o una situación interesante, de las muchas que pueden darse en cualquier espectáculo de magia en la calle, lo primero debe ser fijar la atención del público en ese hecho o circunstancia, para después integrarlo en el show de una forma brillante.

Esto exige agilidad mental. A veces el artista se bloquea, la reacción no se produce, o la situación no merece la pena y puede ser mejor ignorarla. Continuar con el espectáculo tal y como está programado puede ser entonces la mejor salida.

La falta de reacción ante un imprevisto tiene además otro efecto beneficioso: nos hará pensar en cómo podría haberse solventado, y esa reflexión siempre proporciona varias ideas utilizables en futuros casos semejantes.

 4. Incorporación al espectáculo

Si la idea surge, es brillante y la improvisación surte efecto, puede incorporarse a futuras actuaciones. No hará falta esperar a que vuelva a ocurrir. Puede forzarse la situación, o crearse deliberadamente, fingiéndola un imprevisto. Y la respuesta será una improvisación premeditada.

En definitiva. En todo espectáculo de magia de calle, la improvisación será una puerta de acceso al público, que no debemos dudar en utilizar cuando sea preciso.

Artículos relacionados:

AdrianCondeMagiaCalle AdrianCondeMagiaCalle2 AdrianCondeMagiaCalle3 AdrianCondeMagiaCalle4 AdrianCondeMagiaCalle5