El arte un bien para el alma

7 noviembre, 2014

El arte tiene muchos caminos de expresión, pero hoy sigue necesitando espacios que permitan una mayor cercanía capaz de hacer que lo creativo sea una acción cotidiana y real.

Iniciativas como la que ha llevado a cabo el Organismo Autónomo de Cultura (OAC) del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, para realizar el primer “Festival Sitio”, son un ejemplo de cómo se puede transformar las calles para que dejen de ser un mero espacio de tránsito. Con cierta timidez, estas iniciativas van naciendo empujadas por una necesidad, un hambre por descubrir el arte, no solo a través de los genios sino de la genialidad humana cotidiana, esa que descansa en cada uno de nosotros a las orillas de la acera.
Pero la clave está en que no solo se trata de consumir festivales de forma pasiva. Es relajante disfrutar de la magia y la risa o de un buen concierto, pero también es muy positivo tener la oportunidad de ser parte activa. El arte, como expresión de salud y vida debería volver a ser algo más que un cuadro o una función que miramos. La sociedad, el sistema actual, nos ha llevado a normalizar ese consumo pasivo como si se tratara de una manera diferente de mirar la televisión. Miramos el arte o un espectáculo como algo que empieza y termina desconectado de nosotros.
Muchos profesionales del arte han buscado la manera de conectar con el espectador. El error tal vez haya sido el separar los espacios. El arte es algo innato en todas las personas. Todos somos seres con un potencial creativo. Solo tenemos que mirar a los niños para recordarlo. Y no pensemos que la diferencia con ellos es la edad. No, la diferencia es que los niños aún están conectados, aún no están separados.
Permitámonos ver al otro, soñar, dibujar, reír…
La magia, el arte o la música nos invitan a jugar, nos permiten jugar y con ello a sentir emoción, sorpresa, felicidad. A canalizar, a expresar lo que sentimos a través de ella.
Reclamemos un espacio cotidiano dónde poder volver a conectar con el otro. Hagamos que sea raro que nuestro barrio, nuestro pueblo, nuestra ciudad, no tenga uno de estos festivales donde poder conectar a través de actividades artísticas.

Inés Heredia

20141107-103347-38027424.jpg