LA MAGIA PARA NIÑOS NO TIENE IDIOMA

ESPECTÁCULOS DE MAGIA PARA NIÑOS.

Espectáculo de magia para niñosEl verano es una época especial para los niños. Y para los magos. Ellos disfrutan del tiempo libre y de nuevas experiencias. Los magos, como muchos otros artistas itinerantes, no paran. Siempre de un lugar a otro, tratando de llevar la magia de sus espectáculos hasta el último rincón del planeta.

Esto, que podría parecer una exageración, en el caso de nuestros últimos espectáculos de magia para niños,  no lo es tanto. Recién llegado de una apasionante –  y rica en experiencias – gira asiática, que me ha llevado a participar un año más en el Taipei Children Arts Festival, en Taiwan, he podido comprobar que lo que dice el título de esta entrada es completamente cierto.

Actuar ante un público adulto en un país de cultura e idioma tan diferente al de la propia procedencia puede plantear alguna dificultad, especialmente a la hora de buscar la complicidad de los asistentes, y tratar de buscar los resortes que les arranquen una sonrisa o incluso algún aplauso. No obstante, si se trata de un espectáculo de magia cómica, entra dentro de las habilidades del mago – clown vencer esas barrera invisibles, ayudado por los instrumentos que la mímica y la experiencia le pueden proporicionar.

Sin embargo, cuando se trata de un espectáculo de magia exclusivamente para niños, como ocurre en un festival infantil, las barreras dejan de existir. De cualqueir pais, idioma o cultura, un niño siempre será un niño. Y cualqueir espectáculo para niños puede aprovechar esa gran ventaja: los niños son niños porque conservan casi intacta la capacidad de asombro, que muchas veces nos falta a los adultos. Y el hecho de contar con una corta – en comparación con los adultos –  trayectoria vital, no les priva de riqueza imaginativa y, lejos de disminuirles como personas, les permite vivir cualquier experiencia novedosa con una intensidad inaccesible para los mayores.

A la vuelta de Taiwan, he tenido ocasión de actuar ante el público europeo en varios lugares. Y he comprobado con emoción que para los más pequeños, el mismo truco de magia regado con unas gotas de humor, resulta igual de sorprendente y gracioso aquí que en la mismísima China.

NOTICIAS RELACIONADAS