Los artistas callejeros deberán respetar la siesta y cambiar de sitio cada hora

23 febrero, 2014

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Valencia aprobó ayer la ordenanza de ocupación del dominio público municipal, que reunifica y actualiza normativas anteriores. Como principales novedades, la ordenanza regula a los artistas callejeros (mimos, músicos y pintores) y las terrazas de los negocios de hostelería, cuyo número no ha parado de aumentar hasta las 3.097 que hay actualmente en las calles de Valencia y de las cuales, al menos, 60 incumplirían la nueva normativa.

El concejal de Coordinación Jurídica, Félix Crespo, explicó ayer al término de la junta de gobierno los detalles de la normativa, que regula, entre otros muchos aspectos, la instalación de mesas y sillas, las verbenas, los urinarios de los eventos multitudinarios, los rodajes de películas o anuncios, la decoración navideña o los contenedores de ropa usada.

Valencia se suma con esta ordenanza a otros ayuntamientos como el de Madrid que han regulado a los artistas callejeros. A diferencia de la capital de España, Valencia no hará exámenes a los artistas, que se dividen en tres categorías (teatro, música y pintura o dibujo). El consistorio crea dos zonas para los artistas (el centro histórico y el resto de la ciudad) y dará un máximo de 240 autorizaciones al trimestre, 120 por zona. Entre las obligaciones de los artistas están las de respetar la hora de la comida y la siesta. Así no podrán actuar de 14 a 17 horas. Tendrán libertad para instalarse donde quieran, pero no podrán estar en el mismo sitio más de una hora. Tampoco podrán pedir dinero de forma activa aunque sí podrán poner recipientes para recoger la voluntad del público. Sólo en caso de que haya demasiadas solicitudes se dará prioridad a los artistas que acrediten formación y experiencia.

Félix Crespo insistió en que la ordenanza no tiene una afán recaudatorio, aunque no se descarta un aumento de tasas a las terrazas, y quiere ser «participativa y no restrictiva».

En la nueva ordenanza, que en breve empezará el trámite de exposición pública, se intenta poner coto a las terrazas, cuya superficie no podrá exceder el ancho de fachada. La superficie del local determinarán las dimensiones de las terrazas. Por ejemplo, un local de 200 m2 no podrá tener una terraza de más de 60 m2. Las terrazas estarán delimitadas por marcas de pintura en el pavimento, lo que permitirá un mejor control. El ayuntamiento hará excepciones para las heladerías y horchaterías por tratarse de establecimientos de temporada.

Por otro lado, se permitirá la exposición de género en la calle siempre que respete la normativa sanitaria y no sobresalga más de un metro de la fachada.

La ordenanza está compuesta por 10 títulos que regulan las actividades festivas, culturales, informativas, solidarias y deportivas. Las sanciones van desde los 750 euros por falta leve hasta los 3.000 por falta muy grave.

Fuente: www.levante-emv.com