¿Magia o ciencia?

30 noviembre, 2018

Mago para fiestas.

Gran parte del trabajo de un mago para fiestas depende de su capacidad para canalizar la atención de los espectadores del evento.

La neurocientífica Susana Martínez-Conde ha estudiado durante años los juegos de los magos más prestigiosos del mundo para analizar y profundizar en el funcionamiento de nuestro cerebro. Concluyendo que los magos pueden enseñar bastante sobre la forma de modificar los niveles de atención, y que gracias a estas observaciones se pueden estudiar en el laboratorio experimentos más firmes que nos muestren el comportamiento de los circuitos neuronales implicados en la construcción de nuestra propia versión de la realidad.

El humor no sólo hace un espectáculo más entretenido, es otra herramienta más en manos del mago. Cuando la gente se ríe, el tiempo se para, comenta Susana Martínez-Conde en una de las entrevistas publicadas a raíz de la publicación de sus estudios.

Los ilusionistas mantienen una de las formas mas antiguas de arte conocida. Algunas técnicas ya se practicaban en el Antiguo Egipto, y es posiblemente uno de los artes más académicos. Ilusión tras ilusión los magos consiguen incluso romper las leyes de la física de forma mágica.

¿Magia o ciencia?