fbpx

El Teatro no es aburrido, solo está mal enfocado…

7 junio, 2022

Cuando hablamos de teatro entendemos que hay distintas maneras de clasificarlo, ya sea por el lugar, el contenido o la manera en la que se está llevando a cabo. Pero hoy queremos hablar de cuando hacemos una división de otro tipo, una división por tipo de público.

Existe el teatro infantil, el teatro familiar o el teatro para adultos, en donde claramente el vocabulario, el contenido y la temática estará adaptada al espectador.
 
El teatro para adultos está pensado para el adulto y puede no estar adaptado para los más pequeños de la familia,  ya sea por tener un lenguaje inapropiado o bien porque podrían aburrirse por no comprenderlo.
 
En el otro extremo, el teatro infantil, que está destinado justamente a ellos y en donde debería enfocarse el contenido a la etapa,  su diversión y sobre todo enseñanza.

 

El teatro infantil se subdivide por edades ya que no es lo mismo un niño de 3 años que una niña de 11 años. Las divisiones suelen ser: de 0 a 3 años, 4-7 años, +8 años y  +12 años.

 
También está el teatro juvenil, y si bien no hay muchos espectáculos dedicados para esta franja de edad,  por suerte cada vez hay más compañías que están creando espectáculos dedicados especialmente para este público
 
Y por último, y no por eso menos importante, está el teatro familiar. Un teatro pensado exclusivamente para la familia, pensado para los padres, las abuelas, la niña de 4 años y su hermano de 12. 

 

Sin duda una tarea difícil pero fundamental para el disfrute y aprendizaje de todo el público independientemente de su edad.

Como programador o programadora de teatro es muy importante saber diferenciar el teatro infantil del teatro familiar. En otras ocasiones es la misma compañía que no sabe, o no quiere decirnos al público que va enfocado y terminamos contratando un espectáculo infantil cuando queríamos teatro para toda la familia y muchos de los adultos, que acompañaron a los niños y niñas, se aburren. Y pueda que no quieran volver al teatro.
 
Para nosotros un buen espectáculo familiar tiene que tener al menos 1 de estas características:

 

  • El espectáculo tiene que tener diferentes lecturas y dejar diferentes mensajes dependiendo de la edad. 
  • Generar preguntas en los niños y niñas para que puedan hablar en casa sobre la temática del espectáculo. Ya sea de forma libre o acompañado por un dossier didáctico que proporcione la compañía. 
  • Que sea divertido para todos los miembros de la familia.
 
Ir al teatro tiene que ser un día para compartir y disfrutar en familia, y cuando hablamos de disfrutar del teatro es más que solo reírse, independientemente de todos los beneficios que tiene la risa, hay muchas maneras de disfrutarlo.
En conclusión
 

Para nosotros usar el teatro es abordar temas que nos invite a reflexionar o “simplemente” a echar unas risas, y lo decimos irónicamente ya que en el día a día en la rutina y las prisas del trabajo, el cole y conciliar la vida familiar,  muchas veces nos ponemos en modo automático y nos olvidamos de disfrutar el momento y reírnos.

 

Con un buen teatro familiar estamos educando, fomentando su acercamiento a la cultura y que las familias quieran seguir yendo al teatro y creando un hábito para que cuando esos niños y niñas sean mayores también quieran disfrutar del teatro en familia. 
 
Espero que este post te haya ayudado en algo. Está claro que no somos los dueños de la verdad y que está es nuestra opinión. Puede que se nos pasen muchos puntos ya que es un tema muy importante. Solo queríamos invitarte a reflexionar sobre este tema.

NOTICIAS RELACIONADAS

El Teatro no es aburrido, solo esta mal enfocado…

7 junio, 2022

Cuando hablamos de teatro entendemos que hay distintas maneras de clasificarlo, ya sea por el lugar, el contenido o la manera en la que se está llevando a cabo. Pero hoy queremos hablar de cuando hacemos una división de otro tipo, una división por tipo de público.

Existe el teatro infantil, el teatro familiar o el teatro para adultos, en donde claramente el vocabulario, el contenido y la temática estará adaptada al espectador.
 
El teatro para adultos está pensado para el adulto y puede no estar adaptado para los más pequeños de la familia,  ya sea por tener un lenguaje inapropiado o bien porque podrían aburrirse por no comprenderlo.
 
En el otro extremo, el teatro infantil, que está destinado justamente a ellos y en donde debería enfocarse el contenido a la etapa,  su diversión y sobre todo enseñanza.

 

El teatro infantil se subdivide por edades ya que no es lo mismo un niño de 3 años que una niña de 11 años. Las divisiones suelen ser: de 0 a 3 años, 4-7 años, +8 años y  +12 años.

 
También está el teatro juvenil, y si bien no hay muchos espectáculos dedicados para esta franja de edad,  por suerte cada vez hay más compañías que están creando espectáculos dedicados especialmente para este público
 
Y por último, y no por eso menos importante, está el teatro familiar. Un teatro pensado exclusivamente para la familia, pensado para los padres, las abuelas, la niña de 4 años y su hermano de 12. 

 

Sin duda una tarea difícil pero fundamental para el disfrute y aprendizaje de todo el público independientemente de su edad.

Como programador o programadora de teatro es muy importante saber diferenciar el teatro infantil del teatro familiar. En otras ocasiones es la misma compañía que no sabe, o no quiere decirnos al público que va enfocado y terminamos contratando un espectáculo infantil cuando queríamos teatro para toda la familia y muchos de los adultos, que acompañaron a los niños y niñas, se aburren. Y pueda que no quieran volver al teatro.
 
Para nosotros un buen espectáculo familiar tiene que tener al menos 1 de estas características:

 

  • El espectáculo tiene que tener diferentes lecturas y dejar diferentes mensajes dependiendo de la edad. 
  • Generar preguntas en los niños y niñas para que puedan hablar en casa sobre la temática del espectáculo. Ya sea de forma libre o acompañado por un dossier didáctico que proporcione la compañía. 
  • Que sea divertido para todos los miembros de la familia.
 
Ir al teatro tiene que ser un día para compartir y disfrutar en familia, y cuando hablamos de disfrutar del teatro es más que solo reírse, independientemente de todos los beneficios que tiene la risa, hay muchas maneras de disfrutarlo.
En conclusión
 

Para nosotros usar el teatro es abordar temas que nos invite a reflexionar o “simplemente” a echar unas risas, y lo decimos irónicamente ya que en el día a día en la rutina y las prisas del trabajo, el cole y conciliar la vida familiar,  muchas veces nos ponemos en modo automático y nos olvidamos de disfrutar el momento y reírnos.

 

Con un buen teatro familiar estamos educando, fomentando su acercamiento a la cultura y que las familias quieran seguir yendo al teatro y creando un hábito para que cuando esos niños y niñas sean mayores también quieran disfrutar del teatro en familia. 
 
Espero que este post te haya ayudado en algo. Está claro que no somos los dueños de la verdad y que está es nuestra opinión. Puede que se nos pasen muchos puntos ya que es un tema muy importante. Solo queríamos invitarte a reflexionar sobre este tema.