Consejos para hacer magia de calle (II): Las condiciones y el ambiente

8 diciembre, 2016

Continuando con los extractos de la conferencia sobre espectáculos de magia de calle de Adrián Conde, vamos a analizar a continuación las 4 condiciones a tener en cuenta para preparar un espectáculo de magia para calle con todas las garantías.

espectáculo de magia en la calle: el gran braulio

 1) ¿Magia de calle o magia en la calle?.

La diferencia importa. Si hablamos de magia de calle nos referimos a un espectáculo creado exclusivamente o adaptado ex profeso para desarrollarse en la calle. Sin embargo, la magia en la calle hace referencia a un espectáculo de magia que en principio puede desarrollarse en cualquier parte, y que circunstancialmente se va a llevar a cabo en la calle.

Participar en un festival de magia en la calle con un espectáculo de magia concebido para ser ofrecido habitualmente en sala, es hacer un espectáculo de magia en la calle, pero no es hacer magia de calle.

 2) La predisposición del público.

Lo distintivo de los espectáculos de la verdadera magia de calle es – además del espacio en el que tienen lugar –  su carácter sorpresivo. En cualquier espectáculo de magia en un teatro o en sala, existe una programación y un anuncio expreso de su contenido, que los espectadores conocen. Esto quiere decir que el público que asiste, ha evaluado previamente el espectáculo y al artista y ha decidido acudir libremente, con cierta predisposición a pasárselo bien.

En un espectáculo de magia de calle, no existe esa predisposición. Es el artista quien debe atraer  al público. Un público generalmente ocupado en otros menesteres, a veces con prisa y otras, simplemente con ganas de pasear.

 3) Las condiciones ambientales.

El espacio en el que se va a desarrollar el espectáculo de magia, es y debe ser, determinante, de su contenido y de cómo debe prepararse.

Hacer un espectáculo de magia para teatro, supone contar con las condiciones idóneas: de temperatura, acústica, sonido e iluminación, comodidad y colocación del público. Un público que sabe a quién y qué a ido a ver.

Un supuesto bien diferente lo constituye el caso de un espectáculo de magia para eventos como comuniones, bodas, cumpleaños o acontecimientos de empresa. En estos casos puede contarse con buena temperatura, iluminación y sonido, aunque la mayor parte de los asistentes no sabe qué es lo que va a ver. Existe un elemento de sorpresa, pero unas condiciones generalmente favorables. Pero es preciso ganarse al público.

Tanto en un espectáculo de magia en la calle, como de en la verdadera magia de calle no se cuenta con ninguna de estas ventajas. No hay butacas, la temperatura y la iluminación son variables, y el ruido ambiental entorpecerá el alcance de la voz, la música o los efectos de sonido si se dispone de ellos. Y lo más importante. No hay nadie esperando. No existe la menor predisposición del público a ver un show de magia

4) Los imprevistos

Finalmente, el riesgo de imprevistos aumenta exponencialmente al actuar en la calle. En todos los espectáculos de magia, sean donde sean, los imprevistos ocurren y el mago debe adaptar su actuación a ellos. En la calle son mucho más probables. A veces, más que pequeñas variaciones sobre el guión previsto, implican cambiar totalmente el rumbo del espectáculo. Y recurrir a la improvisación.

En nuestra próxima entrada acerca de consejos para hacer magia de calle, trataremos precisamente de la improvisación como herramienta del artista.

Artículos relacionados:

AdrianCondeMagiaCalle AdrianCondeMagiaCalle2 AdrianCondeMagiaCalle3 AdrianCondeMagiaCalle4 AdrianCondeMagiaCalle5